Mi historia es un poco particular, pues bien tenía 15 años donde conocí un “chico”, que llegué a querer mucho pero se fue a vivir a Estados Unidos por un tiempo, cuando estuvo allá volvimos a tener contacto y me confesó que era un chico transexual, que me quería mucho pero que nunca pudo contarme la verdad.

Empezamos una relación a distancia, hasta que regresó al Ecuador y nos volvimos a encontrar, la sensación de verle y compartir con él fue extraña, tenía una mezcla de emociones, quisimos tener una relación pero la verdad mi miedo fue más fuerte, me gano el típico ¿“que dirán”, “estaré haciendo las cosas bien” “mi familia como lo tomará”, los perjuicios con los que no me quería relacionar, así que no pude lograr tener una relación estable.

Comencé una relación con una persona del sexo masculino, tenía una relación estable pero no era completamente feliz,  pasaron muchos años negándome a mí misma la realidad.

Hubo muchos momentos en el que me preguntaba qué hubiera pasado si me arriesgaba o seguía con la persona trans. Hasta que después de varios años tuve la oportunidad de compartir de nuevo tiempo con él, pues ahí entraron más dudas en mí, si realmente era lesbiana o estar con él era un tema más de sentimientos. A partir de ese momento empecé a tratar de conocer gente LGBTI pero era un poco complicado, porque no sabía por dónde comenzar.

Hasta que en las casualidades de la vida conocía mi novia, comenzamos a salir a conocernos y pues llego el amor, tengo una relación estable con ella.

Asumía que era bisexual pero con el tiempo he logrado aceptarme y aceptar que netamente me gustan las mujeres así que soy lesbiana y me siento orgullosa de ser como soy!!

Categorías: Conóceme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *