Nunca es como uno lo espera, mi salida del closet primero fue con mis amigos más cercanos, comencé a contarles de mi novia, comencé a salir con ella a reuniones y les iba presentando.

La noticia a mis amigos les tomaba de sorpresa pues no querían creerme, pero con el pasar de los días todo fue mejorando, aun así siempre aparecían las típicas preguntas de “¿estás segura?”, “¿no es algo pasajero?”, “¿y tu familia ya sabe?”. Preguntas que cada vez eran más frecuentes a las cuales realmente no hacía caso porque estaba segura de lo que estaba haciendo y sintiendo.

Pues no negaré que ha habido personas que se han alejado o no comparten mi orientación sexual, pero de eso ya les hablaré en otro post de cuáles fueron las consecuencias de haber salido del closet….

Cuando mi círculo social de amigos ya sabía, pues me tocaba la parte más complicada, salir del closet con mi familia,  no negaré tenía millones de cosas en la cabeza, el miedo me invadía, no sabía que iba a pasar, creo que me planteé el peor escenario.

Decidí asistir donde un psicólogo que me ayudo demasiado en todo el tema de mi aceptación, me dio pautas para hablar con mi familia y con esos tips un día me arriesgue y le conté a mi mamá.

Pero no fue nada sencillo estábamos en el carro conversando y le solté la bomba, fue un momento super complicado no sabía cuál era su reacción, solamente lloraba.

Yo estaba ya más tranquila, ese peso que tenía encima ya se había ido.

Con el pasar de los días y con la ayuda de la psicóloga que fuimos todo mejoró y ha sido completamente diferente a lo que me imaginaba.

Hoy en día puedo decir que mi madre me apoya en todo sentido respecto a mi orientación sexual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *